viernes, 21 de septiembre de 2012

La brevedad tangible de tu sonido


Cortando partes
Sintetizo todo
Tu trueno es ligero
Es opaco y desnudo

Caigo de un cetro
 Bajo el cielo
Inauguro un  sol
 Es halo de pan…  
Pasto en tus manos
 Un final del brote de lo ajeno

  Tus abrazos aventuran verdes cerrazones
Y pretendo tus ciclos
Contenida en las vallas de la incertidumbre
Con tus opios, que enmudecen a Roma

Por fin…
Por fin aquí y gustarte
Desparramando azarosas discrepancias
Maniatándote en ideas meladas
Con el fin y el origen
 En besos plenos de muchas cosas

 Tus todos labios
Me componen



3 comentarios:

  1. Genial! Es belleza, es justo. No sobra nada, cada parte se tiñe de otra parte. Es como el ADN madre de los poema de amor. Como una habitación de paredes verde oliva sin ningún cerrojo. Como el Hule de la abuela en verano. Como el sol mudo de la tarde, el que engruese con esa luz. Como el silencio de algo que callo. Como el habitad del pañuelo de un peón de antaño. Como el aroma de la madera de barco que nunca zarpo. Como un llanto de poros pero sin lagrimas... Como un parpado que se hizo luz. Es genial Leon...

    ResponderEliminar

arbolengo