martes, 3 de julio de 2012

Ringggg


El nivel acústico de la soledad, ya no me sorprende
El trinar resfriado, altisonante, de los pájaros, preparan mi vuelo
El frió riel de acero se cruza en mis vías, a mis vistas
El desierto despojado de su elemento principal, tiene sed
Los camellos maman los pasos del último dromedario
Un jengibre desata y procura perfectos platos de camellos al verdeo
El espacio… la niebla en vida, se descompone, vomita al jengibre, vive el camello, camina…
El silencio corre detrás de los ungulados, hacia los dromedarios, por que esta sediento de asonancia
Un estridente lapsus se falsifica, prefigurando un error
La tierra ama al pájaro, pero no al resfrió
El hombre se cruza en rieles, cruza vías yertas, frías…
El lapsus se angustia por ser error
El remoto control de la sinapsis domina el arpegio de un niño guitarrista
El dromedario tiene su agua
El niño provoca sonido ¡Ve sonido!
Ve pasar rieles transmutados en hombres
La falsificación del silencio es inválida
Lo altisonante se bate a golpes con el disonante gerundio: habiendo ser
La figura de un padre sale del dromedario
Reta al niño
El niño reta al dromedario
Se ponen a gritar con sentencias de anagramas
Ya nada se entiende
El nivel acústico de la soledad, ya no me sorprende…

2 comentarios:

  1. Muy bueno señor. Una paliza de rutina. La paliza del diván, el nivel acústico de la soledad.

    ResponderEliminar

arbolengo